free html templates

15 consejos para prevenir una reacción alérgica al hacerte las uñas

Este reportaje refleja el lado más oscuro de las manicuras permanentes y semi-permanentes, pero también pretende ser una ayuda para minimizar los riesgos a la hora de trabajar, si eres manicurista, o de hacerte las uñas, si eres consumidora de estos productos. Aquí va una recopilación de recomendaciones hechas por doctores y expertos. Pero antes, tres consejos básicos:

  • Si sientes picores o una hinchazón inusual en las manos, si te aparecen pequeñas ampollas o la piel de la yema de los dedos empieza a descamarse, pide cita al dermatólogo para que evalúe tu caso.
  • Todos los productos de manicura semipermanente y permanente (sin importar marca, precio ni procedencia) contienen acrilatos. Estas sustancias en estado líquido, antes de que se solidifiquen en luces UV o LED, no deben tocar la piel porque son altamente alérgenos.
  • Si has tenido problemas por culpa de productos de manicura, puedes notificar tu caso ante el Sistema de Cosmetovigilancia, dependiente del ministerio de Sanidad. Puede acceder al formulario de efectos no deseados en este enlace, para que quede constancia del problema y las autoridades tomen cartas en el asunto.

10 recomendaciones para manicuristas:

  1. Trabaja como si estuvieras “en un quirófano”. Deja fuera del espacio de trabajo objetos que usarás luego (como el móvil, bebida o comida) para no “contaminarlos. Usa un mantel desechable para cada clienta.
  2. Evita el contacto directo con los productos de manicuras semipermanentes y permanentes. Protégete las manos con guantes especiales para productos químicos 4H. Como es difícil trabajar con ellos, se recomienda cortar los dediles del pulgar, índice y corazón, y ponerte encima unos guantes de nitrilo. En España es difícil encontrar los 4H, pero en su lugar puedes colocarte doble guante de nitrilo y cambiarlos cada 20 minutos. Cuando te los quites no toques con las manos el producto. Si se te rompe el guante, ponte otro de inmediato.
  3. Utiliza mascarilla autofiltrante y gafas para protegerte de salpicaduras. 
  4. Es importante que uses un sistema de ventilación localizado en tu mesa ante la volatilidad de los productos.
  5. Lee siempre la etiqueta de los productos y sus instrucciones de uso. En la medida de lo posible, usa los que tengan menos tóxicos como los “3 free”. 
  6. Almacena los productos en botes pequeños y mantenlos cerrados mientras trabajas.
  7. Las limas, el palito de naranjo y todos los objetos que emplees para hacer uñas acrílicas no deben usarse luego para aplicar esmaltes tradicionales porque pueden quedar contaminados de acrilatos.
  8. Tira los algodones empapados de sustancias en un bote de basura metálico con tapa automática para limitar la evaporación de los productos. 
  9. Lávate las manos antes y después de cada clienta. También antes de beber, comer, fumar o maquillarte. Si tienes un rato de descanso, sal a la calle a tomar un poco de aire fresco.
  10. Si estás embarazada, no realices tareas en las que se manipulen esmaltes u otros productos con agentes químicos peligrosos como el tolueno o la hidroquinona.

El gobierno de Estados Unidos tiene un manual muy útil con recomendaciones de buenas prácticas para manicuristas. De hecho, el estado de California es pionero en la materia y ha tomado distintas medidas para que los centros de manicura sean lugares más seguros tanto para las trabajadoras como las clientas. El gobierno británico también tiene su manual de recomendaciones.


5 recomendaciones para usuarias: 

  1. Evita hacerte la manicura semipermanente o permanente en casa. Es una tarea para profesionales. Si vas a un centro de manicura, asegúrate de que los utensilios estén esterilizados o que sean de un solo uso. 
  2. Pregunta siempre qué productos te están aplicando exactamente. Deben estar correctamente etiquetados y debes poder revisar sus componentes. 
  3. Vigila que el tiempo de secado de las manicuras en las luces ultravioletas sea el necesario. Si puedes, elige un salón que use luces de LED en vez de luces ultravioleta (UV). Las LED emiten menos radiación que las UV y secan más rápido, reduciendo el tiempo de exposición.
  4. Evita que te corten las cutículas, ya que protegen tus uñas y la piel a su alrededor de infecciones.
  5. En las manicuras permanentes no podrás evitar los acrilatos, pero trata de evitar los componentes más dañinos. Por ejemplo, el llamado “trío tóxico” (también presente en los pintauñas tradicionales), compuesto por el tolueno, el dibutil ftalato DBP (prohibido por la UE) y el formaldehído (prohibido desde junio). Hasta ahora, las marcas utilizaban la expresión “3 free” para indicar que no contienen estos tóxicos.